viernes, 23 de mayo de 2014

El coche más rápido del mundo

  • El modelo rinde 1.360 CV y ha alcanzado nada menos que 440 km/h.
  • Desde el Sigo XIX, la velocidad se ha convertido en una de las obsesiones del ser humano.
  • Koenigsegg es una pequeña compañía sueca especializada en deportivos artesanales
La velocidad ha ejercido siempre una gran atracción para el hombre a lo largo de la historia. Pero si hay alguien que lo ha perseguido con ahínco desde niño, es Christian von Koenigsegg. Este empresario sueco acaba de recuperar el récord de velocidad reservado a coches de serie homologados para circular por la calle. Lo tuvo ya en 2005, con el Koenigsegg CCR, un espectacular biplaza de 806 CV que alcanzó 388 km/h en un registro reconocido por el libro Guinness. Pero se lo arrebató en 2006 el impresionante Bugatti Veyron de 1.001 CV, que había llegado a 431 km/h, aunque su fabricante decidió limitar el tope del modelo de serie a ‘solo’ 415 km/h. Se trataba de no correr riesgos y asegurar la integridad de los neumáticos. El Veyron Super Sport no era más que una evolución, con 1.200 CV, del primer Bugatti Veyron que salió a la venta en 2003 a millón de euros la unidad. Este imponente biplaza llevaba un motor de 8 litros W16 y se convirtió en el superdeportivo de referencia y el buque insignia de las marcas del Grupo VW.

La réplica de Koenigsegg ha tardado unos años en llegar, los que ha necesitado para ultimar su última creación. Pero de nuevo ha podido cumplir su sueño y el espectacular Koenigsegg One:1 (imagen inferior) ha alcanzado 440 km/h. Y el registro supera los 431 km/h logrados por el Super Sport.

Sin embargo, para llegar hasta aquí, Cristian Koenigsegg ha tenido que superar muchos desafíos.

A este emprendedor sueco de 44 años se le podrán atribuir muchos defectos, igual que a cualquier ser humano, pero de lo que no se le acusará nunca es de falta de tenacidad. Cuando apenas era un adolescente empezó a soñar con fabricar el coche más rápido del mundo. Y con solo 19 años, mientras estudiaba Económicas en Bruselas, creó una compañía para vender pescado en Europa y Estados Unidos para financiar su ambicioso deseo. Le fue tan bien el negocio, que con los beneficios obtenidos montó Koenigsegg Automotive.

En 1993, a los 23 años, fabricó ya su primer prototipo. Y en 2000, empezó la producción del CC8S, el primer modelo de serie, que rendía ya 655 CV. Fabrica sus deportivos de forma artesanal, con una plantilla muy ajustada que diseña y produce sus propios componentes mecánicos. Y desde entonces ha entregado más de un centenar de unidades. Además, sus medios han sido suficientes para lograr otros registros sorprendentes. Destaca la aceleración de 0 a 300 km/h en 14,53 segundos lograda con el modelo Agera R. Y la frenada de 300 km/h a 0 con el mismo modelo en solo 6,6 segundos, ambos logrados en 2011.

Pero la mejor demostración de su capacidad y madurez tecnológica es el One:1 presentado en marzo en el último Salón de Ginebra. Este purasangre sueco es un biplaza de 4,5 metros de largo que debe su nombre a la extraordinaria relación que ofrece entre peso y potencia: uno a uno. Y es que pesa solo 1.360 kilos, los mismos caballos que rinde su imponente motor 5.0 V8 biturbo. Va acoplado a un cambio de siete velocidades. Y acelera desde parado hasta 400 km/h en 20 segundos para volver a detenerse en solo 10 segundos.

Koenigsegg ha anunciado que fabricará solo seis unidades que ya están vendidas, pero no ha querido declarar el precio.

Una carrera contra el tiempo:

El eléctrico Jamais Contente fue el primer coche en superar los 100 km/h.

Estos son los principales récords de velocidad sobre tierra, desde los primeros coches eléctricos hasta los últimos cohetes con ruedas.
  • 1898 - Primer registro del francés De Chasseloup: 63,1 km/h.
  • 1899 - El belga Jenatzy, con el eléctrico Jamais Contente, supera los 100 km/h: 105,9.
  • 1906 - F. Marriott, norteamericano, pasa de 200 km/h: 205 (motor a vapor).
  • 1927 - El británico Segrave rompe la barrera de los 300 km/h: 326.
  • 1931 - 1935 - Su compatriota M. Campbell lo bate varias veces: 444 km/h.
  • 1938 - Otro inglés, G. Eyston, alcanza 575 km/h.
  • 1947 - J. Cobb sube el listón a 633 km/h.
  • 1964 - Llegan las turbinas a reacción. El Spirit of America de C. Breedlove se pone a 846 km/h.
  • 1965 - Breedlove sube a 966 km/h.
  • 1970 - Caen los 1.000. G. Gabelich con el Blue Flame: 1.001 km/h.
  • 1997 - A. Green y su Thrust SSC superan al sonido: 1.221,2 km/h.
  • 2014 - Bloodhound SSC: al asalto de los 1.600 km/h.

lunes, 12 de mayo de 2014

Volvo Car alcanza 500.000 unidades vendidas del XC60, desde 2008



El fabricante sueco de automóviles Volvo Car Group ha alcanzado un volumen acumulado de matriculaciones de 500.000 unidades de su modelo XC60 desde que fuera lanzado al mercado en 2008, según informó la compañía en un comunicado.

La firma señaló que el éxito de este vehículo es un reflejo del crecimiento experimentado por la compañía en los últimos años y de su potencial de futuro. Volvo apuntó que en 2012 fue el primer año en el que logró superar la cifra de las 100.000 unidades entregadas, mientras que en 2013 alcanzaron las 114.000 unidades.

Durante los cuatro primeros meses del presente ejercicio, la corporación sueca comercializó 41.290 unidades de este modelo en todo el mundo, lo que representa una progresión del 42,2% al compararlo con las cifras del mismo período del año anterior.

El vicepresidente de Marketing, Ventas y Servicio al Cliente de la compañía, Alain Visser, afirmó que con el XC60 Volvo ha demostrado que tiene la habilidad para competir en los mismos términos con competidores alemanes como BMW y Audi.

sábado, 10 de mayo de 2014

Honda vuelve a los pequeños roadsters, el S660 un salto al futuro.



Durante el salón de Tokio de 2013 nos sorprendió un pequeño biplaza Honda, todavía en estado de concept car, y que ahora podría recibir el visto bueno de la dirección para iniciarse su producción en serie en la factoría de Tokkaichi.

La tradición de pequeños deportivos Honda viene de lejos, cuando la marca nipona lanzó en 1966 su S800, un roadster sencillo y asequible que se popularizó enseguida entre los aficionados al automóvil deportivo y al que le sucedería el no menos celebrado Beat de 1991.

Durante los últimos años, este atractivo segmento de los biplaza descapotables estuvo representado por el añorado S2000, ya retirado del mercado. Con el probable lanzamiento del S660 en 2015, Honda volvería a tener un modelo similar en su gama, ahora escasa en cuanto a los automóviles deportivos.

Con unas líneas inspiradas en el supercar NSX, poco se sabe todavía en detalle del futuro modelo. Tan sólo lo que pudimos averiguar en su presentación del Salón de Tokio de 2013, que su pequeño motor central trasero es un 660 centímetros cúbicos con 64 caballos, límite en Japón para ser considerado un kei-car y beneficiarse con ello y por su pequeñas dimensiones (3,40 metros) de un tratamiento fiscal de mínimos tributos.

De transmisión automática con un cambio de variador contínuo, en Europa podría ser comercializado con una potencia superior para conseguir unas mejores prestaciones que la versión destinada al mercado japonés.

jueves, 8 de mayo de 2014

Revolución de puertas adentro, El Nuevo Mini Avanza...

Continuismo premeditado o impotencia. Es la duda que plantea la nueva generación del Mini que resucitó con brillantez en 2001 el diseñador hispano-norteamericano Frank Stephenson Santos, autor también después del Fiat 500. Y es que esta tercera entrega se parece tanto a las dos anteriores que cuesta distinguir a primera vista cuál es cuál. Pero lo cierto es que con el creador del primer Mini moderno trabajando en McLaren y con unas ventas de más de 300.000 unidades en todo el mundo en 2013, tampoco se le puede reprochar a BMW, propietaria de la marca, su continuismo estético en esta historia de éxito. Cuando algo funciona es difícil arriesgarse a cambiarlo, especialmente en el automóvil. El Mini 2014 saldrá a la venta el 15 de marzo y aunque todavía no hay precios, serán similares a los actuales: desde unos 16.000 euros.

Lo primero que hay que decir de este coche es que es completamente nuevo, aunque no lo parezca, de la carrocería a las suspensiones, la mecánica y el interior. Y tiene un tamaño superior. Ahora mide 3,82 metros de largo, casi 10 centímetros más, y es 4,4 más ancho y cerca de otro más alto. Pero por fuera las proporciones son similares y, en el frontal, apenas se distingue del Mini saliente por la parrilla, más grande, y los faros, más tumbados. En el lateral se ha subido un poco la cintura de chapa y atrás incluye unos pilotos enormes que son su rasgo más distintivo. El resultado estético es muy similar al del Mini de hace 13 años, pero con un aspecto algo más musculoso y una aerodinámica mejorada (Cx: 0,28).
Al margen de la imagen, el aumento de tamaño busca mejorar las carencias prácticas de este coche y se aprecia en el interior, sobre todo en la anchura. Da más sensación de amplitud, al menos delante, porque atrás gana algo, pero sigue teniendo unas plazas justas en espacio para las piernas. Y aunque el maletero ha crecido hasta 211 litros, 51 más, resulta todavía limitado. Por lo demás, se ha mejorado la presentación interior y los acabados, y está mejor insonorizado, aunque continúa haciendo más ruido del deseable, especialmente con los nuevos motores de tres cilindros.

El otro aspecto que presenta más avances es la eficiencia, con una reducción media del consumo de hasta el 27% gracias a los nuevos motores turbo de inyección directa. La gama mecánica del lanzamiento incluye tres versiones: Cooper, que estrena un 1.5 turbo de tres cilindros y 136 CV (7,9 segundos de 0 a 100 km/h y 4,5 litros de gasto medio); Cooper S, con un 2.0 turbo de 192 CV (6,8 segundos y 5,7 litros), y Cooper D, con un nuevo 1.5 turbodiésel de tres cilindros y 116 CV (9,2 segundos de 0 a 100 km/h y solo 3,5 litros y 92 g/km de CO2). Todos vienen con Start&stop y se ofrecen con cambios manuales o automáticos de seis marchas. La oferta se completará mas adelante con las versiones básicas One y One D, que equiparán motores 1.5 de tres cilindros con 95 y 102 CV, respectivamente.

El nuevo chasis aporta uncomportamiento más consistente y asentado, aunque mantiene su agilidad y sigue siendo divertido de conducir. Y puede incluir equipamientos avanzados que solo se ofrecían hasta ahora en coches más grandes. Pero el tacto de los motores de tres cilindros, al menos el de gasolina, es algo áspero y no parece idóneo para un utilitario que busca la exclusividad.