viernes, 27 de marzo de 2015

Como comprobar la presión de las ruedas del vehículo

¿Sabes que presión debes  poner en los neumáticos del vehículo? 


Es muy sencillo. En todos los coches viene indicada la presión de uso recomendada en función del neumático y de la carga. Tienes esta información en el manual del usuario del vehículo, y también suele venir en una etiqueta adhesiva que suele estar localizada bien en la tapa del depósito de combustible o  bien en el montante al abrir la puerta del conductor.
Si no tienes el manual de tu coche y tampoco encuentras esa información en el vehículo (antiguamente estaba en paneles que podían consultarse en las propias gasolineras) siempre puedes recurrir a Internet.



Existen opciones como el buscador de buscador de neumáticos de Michelin, en los que puedes realizar una búsqueda por tipo de neumático y dimensiones, o bien por marca y modelo, en el que además de la información sobre el neumático recomendado podrás consultar la presión recomendada para tu coche y tus ruedas. Apúntala, y llévala siempre en tu coche. Y no te olvides de adaptar la presión a las condiciones de uso: con el coche cargado, normalmente hay que aumentarla entre 1 y 3 bares.


Comprobar las presiones, una vez tenemos el manómetro adecuado (ya sea propio o el de una gasolinera) es sencillo, siempre y cuando tengas en cuenta que deben verificarse en frío. ¿Qué quiere decir esto? Pues que no hayas recorrido más de 4 o 5 km. 


Si tienes que comprobar la presión tras haber rodado y con los neumáticos calientes (por ejemplo en un área de servicio), lo ideal es agregar 0,2 o 0,3 bares a la presión recomendada por el fabricante, y volver a verificar la presión una vez el neumático esté frío.

Aquí tienes unos consejos básicos que deberías tener en cuenta siempre a la hora de mantener tus neumáticos con la presión de utilización correcta.


Realizar siempre la medición en frío
Comprobar las presiones al menos una vez al mes
Comprobar las presiones siempre antes de un viaje largo
Adaptar la presión a la carga del vehículo
No olvidarse de comprobar la presión de la rueda de repuesto
Asegúrate de que las válvulas llevan su correspondiente tapón.





Fuente - Autonoción