viernes, 24 de abril de 2015

Cómo Reparar Fácilmente Arañazos en el Coche

Un arañazo en el coche nos puede amargar el día, la semana y el año. Siempre dependerá de si lo hemos hecho nosotros, por error o en un alarde de confianza, o si nos lo ha hecho algún envidioso, algún delincuente juvenil, algún enemigo mortal, o en general un indeseable que no tiene nada mejor que hacer. El caso es que el arañazo no solo nos dolerá en nuestras entrañas, sino que también, de propina, está devaluando nuestro coche en un hipotético mercado de segunda mano. Por no hablar de que queda fatal y puede estropearnos la pintura y favorecer la aparición de la temida corrosión.




Antes de comenzar debemos saber si realmente hablamos de un arañazo superficial, o de algo más profundo, como un raspón profundo. Si hemos llegado "al hueso", a la chapa que está por debajo de las capas de pintura, quizás deberíamos considerar acercarnos a un especialista. Existen diversas soluciones manuales, que podemos hacer en casa, pero si queremos un resultado al 100% efectivo, y la cosa pinta grave, lo mejor es dejar la cosa en manos profesionales. Algunos fabricantes como Ford ya implementan alguna solución antiarañazos en sus modelos.

Si el raspón o arañazo es leve, existen muchas soluciones en el mercado que nos ayudarán a "maquillarlo", tapándolo y protegiendo la zona con menos pintura de las inclemencias del tiempo. Para que quede perfecto habría que seguir un proceso más largo y complejo, que culmina con el pintado, y en esos casos es más recomendable dejarlo en manos de profesionales porque podemos estropear la pintura si no somos muy hábiles, o si no sabemos hacerlo bien.




En esos casos, en un gran porcentaje de los casos podemos disimularlo perfectamente con el pulido de la zona. Hablamos de arañazos que solo penetran en las capas superiores, la de barniz o laca, y no llegan a estropear la pintura ni a marcar la chapa. Para ello debemos hacernos con pulimento o polish, y aplicarlo en la zona con una pulidora eléctrica (para conseguir resultados óptimos), o bien a mano si tenemos fuerza, paciencia, y si el raspón es poco profundo. Podemos ver aquí un ejemplo en el que se utiliza un producto de 3M:









El lápiz repara arañazos no es mágico. Hay que partir de la base de que no es un producto que lo aplicas y... voilà, arañazo desaparecido. El resultado dependerá enteramente de la profundidad del arañazo, de su gravedad. Para los más profundos solo podemos aspirar a proteger la zona, que no se oxide, o que se disimule más o menos dignamente. Para los más leves podremos lograr un nivel de acabado muy satisfactorio, llegando a hacerlos desaparecer si tenemos suerte.




Existen lápices aplicadores de pintura, o de resina. Los de pintura son específicos de cada coche y color de la pintura, mientras que los de resina sirven para rellenar el arañazo. Con algo de habilidad lograremos hacer que desaparezca virtualmente el arañazo. El primer pasó antes de aplicar el lápiz, y realmente el primer paso siempre que queramos arreglar algo de la pintura del coche es lavar muy bien la zona. Más concretamente lavar y secar a la perfección toda la zona que vamos a tratar.



Si aplicamos algo de pulimento (siempre sobre zona limpia y con un paño de microfibra), mejor resultado, pero después debemos limpiar y secar de nuevo la zona. Con el aplicador vamos a tratar toda la longitud del arañazo y sin escatimar. La resina sobrante (la que no está en el arañazo) hay que eliminarla después, normalmente nos llega con utilizar una servilleta de papel, o papel de cocina.




Cada capa de resina la debemos dejar secar bien, preferentemente a pleno sol y durante unas cuantas horas, unas cuatro serán suficientes. Una vez hecho esto podemos aplicar más capas para mejorar el resultado, teniendo en cuenta que para todo hay un límite, claro. Lo que sí es seguro es que el arañazo estará protegido de las inclemencias, y si es leve será casi indetectable a simple vista.


Kit de reparación de arañazos


Esto ya es algo para arañazos más graves, pero sin llegar a ser verdaderas "carnicerías". Si tu caso es el más grave no te entretengas con soluciones caseras y acude a un especialista: lo repetimos mucho, pero es la mejor si no eres un avezado especialista tú mismo. Es la mejor manera de conservar tu coche en perfecto estado y arreglar esos indeseables rayones. El caso es que, aparte de antiestéticos, son dañinos para la chapa por culpa de la corrosión. Sin embargo, si los arañazos son no tan profundos, probablemente con un kit de reparación de arañazos específico para tu coche puedas solucionar bien el problema.

Estos kits son sencillos de usar. El primer paso es común a cualquier método: limpiar a conciencia y secar a la perfección la zona. Acto seguido delimitaremos el arañazo con cinta de carrocero, por ejemplo. Esto es simplemente para proteger las zonas que no están arañadas, y requiere algo de paciencia. Una vez delimitado el rayón, procederemos a darle una buena capa de pintura y, cuando ésta seque completamente, aplicaremos la laca. Cuando esté todo seco, bien seco, procederemos a pasar el pulimento por la zona, siendo generosos y aplicándolo a mano con un paño de microfibra.




Con este sencillo proceso deberíamos haber reparado totalmente el arañazo, pero todo dependerá, como hemos dicho antes, de la gravedad del arañazo y, por supuesto, de la pintura del coche. En algunas pinturas va a quedar mejor que con otras, pero como mínimo lo vamos a camuflar muy bien.










Fuente - Autonocion